Cuatro factores para crear y trabajar en equipos más eficaces

En los trabajos diarios siempre necesitamos montar equipos que funcionen bien y sabemos que es complicado hacerlo para que funcionen buscando la excelencia en su labor y a ser posible trabajando “casi” solos. Dejo claro y remarcado lo de “casi”.

A un equipo hay que darle la seguridad de que lo que realiza es MUY VÁLIDO para quien lo encarga, darle el poder de lograr, la autoridad para que tome decisiones sobre los aspectos sobre los que trabaja. Un equipo no puede estar constantemente preguntando ni mucho menos dudando al pensar si sus decisiones serán del agrado del “Ser Supremo”. Si actúan así es un MAL EQUIPO y la culpa es de quien lo forma y dirige desde fuera.

En equipo debe tener suficiente información de todo lo que le afecta directa o indirectamente. Suficiente no es toda, pero si es suficiente en el planteamiento más amplio.

Un equipo debe ser múltiple y complementario. Pensemos en un equipo deportivo. Porteros, defensas, utileros, delanteros, masajistas, laterales, médicos. Todos actúan según unas directrices y todos son necesarios.

Los equipos necesitan recoger las recompensas de su trabajo, bien en sueldo, bien en especie, bien en palmadas en la espalda, bien en reconocimiento, en formación, en sonrisas, en más información, en aplausos. Motivar es fundamental pero hay muchas maneras de motivar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario