28.11.14

La importancia del cariño en la educación del preescolar

Para aprender a aprender, el niño, que está explorando todo lo que le viene encima, necesita recibir cariño, percibir que los que le rodean le quieren. Sentirse seguro entre las personas que le redean.

El cariño de los superiores añade una cantidad de seguridad tremenda, inmensa, lo que le entrega una felicidad que le ayuda al niño preescolar a aprender mejor y más rápido. Curiosamente esta sensación tan positiva se mantienen también entre los adultos, aunque ya nunca la valoremos ni la utilicemos para lograr objetivos.

Querer al niño que está comenzando la vida no quiere decir mal criarlo. El niño necesita aprender constantemente, pero también conocer el no, saber donde están los límites. Aprenderlos para poderlos luego practicar. 

Un "NO" con suavidad pero con claridad es más que suficiene para que sepa donde están los límites. Mantener ese NO y esos límites siempre, supone no tener que aumentar el tono del NO. Pero el error más sencillo es que a veces ese NO se convierta en SI para volver a ser NO en otra ocasión posterior. Entonces habremos logrado liar de tal forma al niño que habré —desgraciadamente— que aumentar el tono y las formas para que se comprenda que ese NO es de los que siempre hay que asumir como límite. Pero la culpa es de quien no cumple las normas básicas del NO.

Querer no es solo decirlo, es aprender a mirar y hablar con amor, entregando, compartiendo, mirando con ojos de aprobación. El tacto es muy importante, pero los sonidos, las voces, los gestos, los tonos, lo son tanto o más en esta temprana edad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario