Leer mejor con técnicas de subrayado básico


Debemos leer siempre con un marcador en la mano. El libro debe ser nuestro, pues no se trata de señalar textos que luego no vamos a poder repasar. El sentido de marcar los asuntos interesantes es facilitar segundas lecturas rápidas, en busca de aquellos temas que más nos han marcado o influido.

Yo prefiero un lápiz, nunca uso un marcador fluorescente, pues me parece muy agresivo, aunque tenga la ventaja de su visibilidad. Y tanto subrayo como pongo marcas al margen de los párrafos o incluso a veces algunos comentarios que sirven para entender con posterioridad el motivo de mi selección. Pero cada persona debe encontrar su personal forma de seleccionar y marcar lo que lee para posteriores relecturas.
Hay que subrayar poco, incluso muy poco. No se debe abusar pues al final nos puede resultar una sopa donde todo está subrayado y sin sentido de selección. Y sobre todo lee la primera vez el texto sin que esté subrayado. Nunca subrayes algo sin antes haberlo leído. Yo si tengo que subrayar varias líneas seguidas simplemente pongo una llave en el margen a modo de atención. 

Hay personas (sobre todo estudiantes) que subrayan con dos rotuladores de colores diferentes, para seleccionar dos categorías de subrayado. Cada persona debe marcar según lo que busque en el texto. No es lo mismo textos básicos de una materia, que textos más específicos que complemente lo que ya se sabe o conoce.



No hay comentarios:

Publicar un comentario