¿Para qué puede servir la inteligencia emocional?

Todos queremos ver sobre todas las partes del comportamiento humano, aquellas que nos resulten más positivas a todos. Nadie queremos pensar en negativo, transmitir en negativo. Para ello la inteligencia emocional es la herramienta más eficaz y sencilla. Para conocer a los demás, pero también para saber dominarnos y conocernos nosotros mismos.

Si somos capaces de desarrollar la inteligencia emocional nos estaremos acercando a nuestros objetivos pero además de forma positiva, pues estaremos entendiendo todo de una forma más sencilla y eficaz, y sabremos frenar nuestros impulsos negativos, violentos, grotescos, absurdos a veces. Si algo no sirve para construir, realmente sobra en un diálogo y no tiene sentido enseñarlo. Eso no quiere decir que haya que abandonarlo, sino que no merece la pena estar defendiéndose en público.

Tenemos que saber con claridad qué somos, qué queremos lograr, cómo nos debemos comportar, pues así seguro será mucho más
sencilla poder organizar nuestras formas de actuar para conseguir lo que nos proponemos. 

Si todos nuestros pasos se realizan desde el positivismo, lo normal será que enfrente nos encontraremos a quien recibe, también predispuestos a comportarse de forma positiva. 

La verdad es que esto no es siempre así, pero crece en la medida en que el positivismo lo sepamos transmitir. Si la relación entre todas la partes la logramos llevar al campo del positivismo, será más sencillo encontrar puntos de comprensión, de trabajo en común, de más fácil construcción entre las partes. Que es al final lo que todos queremos conseguir en nuestras relaciones.

Estar en la misma sintonía entre las partes ayuda sobre todo a fiarnos de sus palabras y de sus intenciones. Y sin perder nuestra capacidad de defensa, es mucho más útil para encontrar puntos de apoyo y trabajo en común. Desde el positivismo podemos construir más. Desde el negativismo podemos destruir más rápido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario