No hay que enfurecerse pasivamente. Hay que defenderse

Estamos cabreados, pero lo disimulamos, creemos que no sirve de nada y como mucho nos cabreamos en el bar, en las reuniones entre amigos, de boca pequeña cuando desatamos la ira verbal. Así es imposible resolver los problemas. 

Para lograr mejoras en las sociedades es necesario plantear soluciones aunque sean alocadas. Lo importante es recoger y trasmitir nuevos planteamientos. La realidad se impondrá y poco a poco solo quedarán las posibles y eficaces, pero al menos habremos abierto nuevos caminos.
Así que menos hablar y más actuar, más plantear soluciones y reestudiar los problemas para intentar darles la vuelta. Hay que formarse más, hay que trabajar más en equipos aunque sean pequeños, hay que compartir y buscar a quien comparte sus conocimientos. Hay que defenderse, atacando.
Son tiempos malos, complejos, nuevos. Pero podrían ser peores. Así que hay que prepararse para que nos afecten lo menos posible, y para ello nada como estar preparados y con ganas de buscar soluciones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario